sábado, 31 de mayo de 2014

Tenerife me gusta!

Entre el verde de la luz del sol brillando entre las hojas de un bosque y el azul del océano en Canarias nunca he podido decidir cuál es mi color favorito. Estos dos son mis colores favoritos y no podría elegir.
El azul del mar en Canarias tiene para mí un magnetismo especial. Me hipnotiza.

Desde mi primera visita a Tenerife y desde el tiempo en que viví en esta isla me enamoré de sus paisajes, de sus colores, de sus contrastes, de su clima, de sus playas y acantilados, de sus puertos, de sus piscinas naturales, de sus montañas, de sus parajes, de sus ciudades y de sus gentes.

Puedes visitar Tenerife y disfrutar de sus playas todo el año. Playas de arena blanca, playas rojas, playas de arena negra, playas de lava.

Pero Tenerife es mucho más que fantásticas playas. Es montaña, bosques, plataneras, flores, Es cosmopolita y guanche. Es paz y fiesta, es Carnaval.


Si quieres un lugar para relajarte puedes perderte en sus inmensas playas del sur. O en Punta Hidalgo, o en las pequeñas calas de Anaga. O en las preciosas piscinas naturales. O en Punta Teno, con un paisaje casi estepario tan sorprendente como inesperado.

Si quieres deportes de agua cualquier lugar de la isla es bueno, pero especialmente el Médano es un lugar ideal para el kite-surf.

Puedes avistar delfines y pequeñas ballenas en las muchas excursiones en barco que se pueden hacer en la isla. Puedes visitar el magnífico Loro Parque, lleno de animales y sobre todo aves. O el maravilloso Jardín Botánico en Puerto de la Cruz.

Paisajes marinos

Puedes disfrutar de sus ciudades, la capital Santa Cruz de Tenerife con su calle Castillo para hacer tus compras. Recorrer el enorme puerto, uno de los más grandes del mundo, o llegar en crucero y perderte por las calles antiguas de los barrios de Santa Cruz.

Puedes disfrutar de montaña, subir al Teide a pie (unas seis horas de dura caminata pero muy bonito y emocionante) ) o en Teleférico junto a todos los turistas que no se quieren perder unas de las vistas más espectaculares de España. Puedes recorrer sus bosques de pino canario, los paisajes lunares de Las Cañadas del Teide,  o hacer cualquier ruta de senderismo por lugares remotos como Punta Teno o menos remotos de Tenerife como el Bosque de la Esperanza.

Hay lugares para todos los gustos y para todos los bolsillos, desde los maravillosos y carísimos hoteles de lujo, a todo tipo de apartamentos. Nosotros nos quedamos en un apartamento de airbnb.

Mar de nubes hacia Las Cañadas
Pero sobre todo vas a disfrutar de unas maravillosas vistas al Atlántico casi desde cualquier rincón de la isla. Una sensación de estar flotando en mitad del Océano, te sientes rodeado de ese mar azul inmenso y puedes vivirlo como parte de tí cuando estás en Tenerife.

En cuanto llegas a Tenerife te sorprende la enorme diferencia entre el Norte y el Sur. El Norte, verde, antiguo, lleno de tradición y cultura. Y el Sur, ocre, dorado, playas negras de rocas y seco. Pero todo envuelto en el rumor de las olas. En apenas una hora puedes pasar de estar tomando el sol en la playa a un ambiente de nieblas y lloviznas. También hay dos ambientes diferentes, el del Norte, pausado, el del Sur, bullicioso de ir y venir de turistas y gente de paso. Aquí se hablan varios idiomas y hay restaurantes donde te atienden en inglés o en alemán o en ruso. Es muy divertido y variado.

Me encanta el inmenso paseo que va desde Los Cristianos hasta Puerto Colón y puede ser que hasta La Caleta, aunque nunca lo he llegado a recorrer entero. El mar lo impregna todo y me gusta bañarme un poquito en cada playa.

Hay tanto para ver, tanto para recorrer y tanto para disfrutar.

Tenerife me gusta.




 



Otra vez dar las gracias a Ed por estas preciosas fotos. ¿Qué os parecen?